AULA de ESPAÑOL

... al AULA de ESPAÑOL

Cuentos de Hadas

3 AK / BK / CK


El verdadero amor

 

Érase una vez una princesa que se llamaba Linda. Vivía con su padre, su malvada madrastra y sus insidiodas hermanastras en un hermoso castillo. Su padre era un rey muy rico. Amaba a su hija, pero la malvada madrastra la trataba muy mal. No muy lejos del castillo vivía un guapo príncipe que se llamaba Atle. Él  estaba enamorado de Linda. Los dos quedaban muy a menudo. Él quería casarse con ella. Pero la madrastra quería que el príncipe se casara con una de sus hijas. Entonces la madrastra pidió a un hechicero que transformara a Linda para así impedir la boda.

Unos días más tarde el hechicero fue al castillo de la princesa. Allí vio a Linda y la transformó en una chica fea. Ella estaba  tan triste que ya no salía del castillo. Pensaba que el príncipe no se casaría  nunca con ella si la viera así pero el príncipe le dijo que no le importaba su aspeto y que quería casarse de todas maneras con ella. Pero la princesa no quería porque estaba avergonzada.  Entonces fue el príncipe al hechicero y le amenazó con la muerte si no volvía a convertir a la princesa en la guapa chica que era. El hechicero tuvo miedo y devolvió a Linda su hermoso aspecto físico y le dijo al rey lo que la madrastra le había pedido. El rey estaba tan enojado que pateó a la madrastra y a sus hijas hasta echarlas fuera del castillo.

Entonces se casó Atle con Linda y vivieron juntos y felices para siempre. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

Arlinda Mehovic, 3AK

 

 La CHICA y el ZORRO

 

Érase una vez una chica que vivía en casa de su madrastra con tres hermanastras. Un día conoció a un príncipe y se enamoró inmediatamente: Fue amor a primera vista.

También sus insidiosas hermanastras se enamoraron del prínicpe pero el príncipe no quería a las hermanastras. Por lo tanto  la madrastra convirtió al príncipe en un zorro.

La chica se puso triste y quería volver a convertirlo en príncipe, pero la madrastra y las hermanastras no la ayudaron. Entonces se fue de su casa a vivir en el bosque con el zorro.

Por fin un hechicero logró convertirlo de nuevo en príncipe. Desde  entonces y en adelante vivieron juntos y felices en la cabaña del bosque. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

 

Melanie Müllner, 3BK


 

La PRINCESA y su MALVADA MADRASTRA

 

Érase una vez una princesa que tenía una malvada madrasta y tres insidosas hermanastras porque después de la muerte de su madre su padre se había casado con esta mujer.

Después de unos años murió su padre. Dejó a su única hija sola en el mundo. Apenas murió su padre la princesa tenía que dormir en una choza y trabajar como los sirvientes mientras que la madrasta y sus hermanastras dormían en el castillo.

Algún día la madrastra envió a la pricesa a hacer las compras en el pueblo.

En el camino encontró a un joven que nunca había visto. Un día después llegó la proclamación del rey que decía: “El príncipe invita a todas las mujeres jóvenes del país que vengan a su castillo.

La madrastra quería que una de sus hijas se casara con el príncipe y les compró  unos vestidos hermosos.

La princesa era la única que no pudo ir al baile - pero se fue de todas maneras.

Cuando la madrasta vió a la princesa, ésta se fué inmediatamente de vuelta a casa. Al día siguiente vino el príncipe y se casaron.

 

Arbresha Balaj, 3BK



Como el príncipe se volvió rey

 

 

Érase una vez un príncipe que vivía con su padre en un castillo muy hermoso. Después de que su madre había muerto a causa de cancer, el Rey llegó a conocer a otra mujer, que tenía tres hijas y ellas vivían solas en una casa muy pequeñita. El Rey estaba tan enamorado de Helena que empezó a regalarle muchas cositas.

 

De vez en cuando los regalos eran muy caros. Al principio todo parecía perfecto. El Rey se comprometió con Helena y las cuatro mujeres se mudaron al Castillo. El príncipe Fernando quería a su futura madrastra y a sus 3 hermanastras. Todos se entendían bien y convivían como una familia.

Sin embargo, nadie sabía que Helena y sus hijas estaban mintiendo. Helena no amaba al Rey. Solamente quería casarse con él para convertirse en reina y sus hijas en princesas.

Una semana antes de la boda, el Rey se enfermó de cancer. El príncipe Fernando se preocupaba por su padre porque los médicos le habían dicho que el Rey iba a morir.

Cuando Helena lo escuchó, quiso casarse con el Rey antes de su muerte para convertirse en reina. Por la tarde Helena comunicó su plan a sus 3 hijas y el príncipe escuchó la conversación cuando pasó por el cuarto.

Helena dijo que quería envenenar al Rey para gobernar sola. Las hijas estaban muy contentas porque iban a ser princesas muy pronto. Una de las hijas tenía que esconder el veneno.

Cuando el príncipe le dijo todo lo que había oído a su padre, el Rey estuvo horrorizado pero desconfiado también. El príncipe dijo a su padre que al día siguiente durante la cena iba a buscar el veneno en el cuarto de su hermanastra y el rey tendría que distraer a todos.

El príncipe Fernando encontró la botella con el veneno en un zapato de una hermanastra y lo mostró a su padre.

El mismísimo día el rey y su hijo Fernando echaron a la malvada madrastra y a las 3 insidiosas hermanastras del castillo.

Después de 2 meses el Rey murió a causa de su enfermedad y Fernando se convirtió en el nuevo rey.

Dando un paseo por el bosque encontró a la mujer ideal. Fue amor a primera vista. Un año después se casaron y ella se quedó embarazada. Nueve meses después nació su hijo y vivieron juntos y felices hasta el fin de sus días. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


 

Michaela Sivric, 3ak

  

Caperucita Roja

 

Érase una vez una niña muy bonita, se llamaba Caperucita. Caperucita estaba jugando en la cocina cuando su madre le dijo:
"Caperucita, tu abuela está enferma. ¿ Puedes llevarle esta cesta?" 
Caperucita le dijo al lobo que su abuela estaba enferma y entonces este corrió rápidamente a la casa de la abuela. 
La abuela no reconoció la voz del lobo, porque oía muy mal, y le abrió la puerta. Cuando Caperucita llegó a la casa de su abuela, vio al lobo que estaba durmiendo en la cama de su abuela. La niña se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada.

+ Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes !

+ Son para verte mejor

+ Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

+ Son para oírte mejor

+ Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!

+ Son para...¡comerte mejoooor! - y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita.

El lobo se comió a la Caperucita de un bocado y entonces como estaba muy soñoliento, se acostó en la cama de la abuelita. Cuando el cazador estaba pasando por la casa, oyó al lobo roncar. Entró en la casa y vio que el lobo estaba durmiendo en la cama de la abuela. Cortó lo barriga del lobo y liberó a Caperucita.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. :-)

Melisa Cimen, 3 AK 

Visitas: 31

Responde a esto

Sobre

Profe creó esta red social en Ning.

Bienvenid@!

© 2019   Creado por Profe.   Tecnología de

Reportar un problema  |  Términos de servicio